De la Al al Bu pasando por Fe terminando en Ra

Estuve allí una vez, aunque pocos lo saben.

Sí, estuve, aunque a veces no quiera acordarme.

Es un lugar precioso, a veces hay aire y frio,

otras solo calor y brisa marina.

Estoy sobre la cubierta de una larga y colorida lancha;

Franceses, manchegos y leoneses ateridos de frío

físicamente presentes, mentalmente ausentes.

Tantas veces oí hablar de este lugar que ni me lo imaginaba,

o tal vez sí, pero nada era como en ese preciso instante deseaba.

Las piezas encajan unas veces,

Otras solo se reajustan por mera adaptación,

esta vez fue más como la segunda locución.

No me gusta escribir rimando, me gusta la prosa y la narración,

me gusta leer poesía pero no desarrollarla.

Soy demasiado vaga para las rimas,

o tal vez es que odio la simetría, lo perfecto y lo que encaja con facilidad.

Esto es prosa con forma física de rima,

una muestras más de que las apariencias engañan

y de que detrás de un texto hay mucho más que letras y líneas.

Una muestra más de que lo bonito a veces es feo

y de que lo deseado no es siempre lo encontrado.

Indaga e imagina. Si así lo haces,

encontrarás el mensaje aquí enrevesado,

Vuela y siente, lee y entiende, escribe y transmite.

Tu y yo sabemos que detrás de las palabras

se encuentran las verdaderas hazañas:

las de la mente, el alma y el corazón.